Redes Sociales, en alerta por el juego «Ballena Azul»

El peligroso “juego” denominado «Blue Whale» o “Ballena Azul”, surgió en Rusia, llegó a Sudamérica y ya apareció el primer caso en Argentina. El juego comenzó en Rusia, en 2015, pero desgraciadamente ya se extendió al resto del mundo.

El reto de la «Ballena Azul» consiste en un desafío con diferentes pruebas, que comienzan de forma inocente pero suben el tono hasta volverse terroríficas. Cerca del final llega el momento de autoflagelarse: marcarse la ballena en la piel con un cuchillo. Y el paso final, el desafío 50, suicidarse.

Cómo se ingresa al juego

Lo más común es que los chicos y adolescentes sean captados por Facebook. Los que inician el desafío usan perfiles falsos en Facebook y reparten mensajes por Messenger o WhatsApp invitándolos a unirse a grupos cerrados. ¿Por qué cerrados? Porque lo que se comparte ahí solamente puede ser visto por los miembros de ese grupo.

Cada prueba se manda a través de un mensaje por grupo de WhatsApp o por Facebook a las 4:20 de la madrugada. Una vez que se realiza la prueba, deben enviar una prueba que lo certifique. Posteriormente, estas pruebas pueden ser utilizadas para extorsionar a los participantes para que sigan avanzando en el macabro juego.

 

Cómo detectarlo

 

Es fundamental hablar con los chicos y jóvenes para prevenirlos sobre este tipo de problemáticas

Los adolescentes que son contactados a través de las redes sociales deben dar aviso a adultos o realizar una denuncia, para que estos grupos no se sigan expandiendo. Para eso deben tener un ambiente de confianza con los mayores, y no tener miedo a las represalias.

Para los padres, es fundamental aumentar la atención ante las alteraciones de conducta, cambios en los vínculos habituales o círculos de amistades. También estar atendos cuando pasan muchas horas sin supervisión en la computadora o en el celular, participando en redes sociales.

Otros factores para tener en cuenta, que pueden ser señales de alerta: alteración del sueño, consumo de sustancias o cualquier otra conducta fuera de la habitual.

Sobre su creador:

Philipp Budeikin, de 21 años, reconoció que el objetivo de su juego es incentivar a los jóvenes al suicidio.

«¿Realmente estás empujando a la gente al suicidio?», preguntó un periodista ruso a Philipp Budeikin, la mente detrás del siniestro juego «La Ballena Azul», que causó el suicidio de 130 jóvenes en Rusia. «Sí, realmente lo hice», confesó el joven de 21 años. «Quería limpiar a la sociedad de aquellos que le harían daño», advirtió.

Budeikin, que está detenido desde noviembre pasado, explicó que dividió a las personas que participaban en dos grupos: en gente y «residuos biodegradables». «Ellos (estos últimos) son los que están de ningún valor para la sociedad, o solo hará daño a la sociedad. Estaba limpiando nuestra sociedad de tales personas», confesó en una entrevista con el portal Saintpetersburg.ru.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *